Microbiota

Microbiota

Primero, ¿qué es la microbiota? Para responder esta pregunta te invito a hacer un recorrido por los siguientes términos: 

  1. Microbiota: organismos
  2. Microbioma: organismos, con sus genes y sus metabolitos
  3. Patobiontes: microorganismos endógenos benignos que tienen la capacidad de provocar patologías.
  4. Holobionte: totalidad de organismos en un ecosistema, en nuestro caso sería todo el ser humano y el ecosistema microbioma.

Entonces, la microbiota, se refiere a la comunidad de microorganismos que habitan en diferentes partes del cuerpo humano, principalmente en el tracto gastrointestinal, e incluyen bacterias, virus, hongos y otros tipos de microbios.

¿Qué funciones tiene?

Desempeña un papel muy importante en la salud y el funcionamiento del cuerpo humano. Se ha descubierto que la microbiota tiene influencia en una variedad de procesos fisiológicos y puede estar relacionada con enfermedades como la obesidad, la diabetes tipo 2, enfermedades inflamatorias intestinales y más. 

Las funciones de la microbiota reconocidas científicamente son:  gastrointestinales (mantenimiento de la mucosa), inmunológicas (mayor o menor predisposición a enfermar en función de la riqueza, diversidad y abundancia de la misma) y metabólicas (síntesis de micro nutrientes y la relación con la inflamación de bajo grado).

¿Existe una composición ideal/saludable de microbiota?

En verdad, no. Aún es una pregunta abierta, requiere creatividad, innovación y enfoques diversos. Las respuestas son complejas y dependen del contexto, el microbioma proporciona una palanca importante para prevenir y tratar enfermedades de manera más efectiva en nuestro mundo microbiano. Esto es, porque en función de la riqueza, estabilidad y diversidad de la microbiota en el huésped, éste será más resiliente a una noxa (patología) y en definitiva que tan pronto mejore o se recupere. 

Entonces, ¿cómo evaluamos un perfil microbiano? ¿sirven los test de microbioma?

Los perfiles microbianos obtenidos en la actualidad no tienen utilidad alguna para el ámbito clínico. Es probable, que en un futuro se puedan prescribir y utilizar perfiles microbianos. Cada vez, se acumulan más pruebas científicas que marcan la importancia que tendrán en el diagnóstico, las predicciones, la prevención y los cuidados, especialmente en enfermedades crónicas. Pero aún tienen que demostrarse sus beneficios y podrían ser necesarios años de aplicación hasta que finalmente se puedan utilizar. 

Lo que sí podemos es inferir en la salud de tu microbioma

En base a:

  1. La gestación: cuidados en la alimentación de la madre durante la gestación del individuo, cuanto mayor proporción de una alimentación variada y diversa con una muy buena proporción de frutas y verduras (fibra), con mínima exposición de alimentos ultra procesados, significará mayor diversidad riqueza y estabilidad del microbioma del individuo en cuestión. 
  2. Primeros 1000 días: si el individuo recibió lactancia materna exclusiva o fórmulas, el mes de introducción de la alimentación complementaria, y la calidad de la alimentación en estos primeros meses de vida son determinantes de la microbiota en el futuro. Dicho esto, lo que predispone a una microbiota más resiliente es el mantenimiento de una lactancia materna exclusiva, la introducción de la alimentación complementaria a los 6 meses con una alimentación variada, saludable y con una excelente proporción de frutas y verduras.
  3. Estilo de vida: alimentación, actividad física y estrés. Dónde una alimentación balanceada, equilibrada, fuente de fibra a partir de frutas y verduras con baja proporción de alimentos ultraprocesados, movimiento diario y un buen manejo del estrés diario, se relaciona con una flora intestinal más rica, abundante y equilibrada.
  4. Tratamiento antibiótico prolongado: la exposición a antibióticos por mucho tiempo se relaciona con una flora intestinal menos resistente.
  5. Infecciones gastrointestinales: la presencia de patologías que determinen una cierta limitación o relación con la microbiota. 

Dependiendo de cada uno de estos factores, podemos implicar si puede ser beneficioso algún esquema de suplementación microbiana a través de probióticos fármacos o no, o incluso simbióticos (pre y probióticos) en caso de ser necesario.  Dado que, tal como pudimos ver, la composición de la microbiota varía ampliamente entre las personas y puede verse influenciada por factores como la genética, la alimentación, el entorno, el estilo de vida, el uso de antibióticos y otros medicamentos. El estudio de la microbiota y su impacto en la salud es un campo de investigación en constante desarrollo y tiene implicaciones importantes para la medicina y la biología en general.

¿Qué podemos hacer para mantener una salud estable de la misma?

A nivel individuo, más allá de su historia y sus factores inferidos, podemos sostener buenas prácticas dentro del estilo de vida para que ello sea un predisponente de una flora intestinal más resiliente: alimentación saludable (frutas, verduras, y baja exposición a alimentos ultraprocesados), actividad física y buen manejo del estrés. 


Nosotros podemos ayudarte

Somos un grupo de profesionales, tres disciplinas unidas (nutricionistas, entrenadores y psicólogos), para cambiar los hábitos de las personas con el fin de ayudarles a conseguir un estilo de vida saludable. 

Mediante nuestro programa online de cambio de hábitos, buscamos de manera integral e interdisciplinaria cambiar / construir hábitos nutricionales y/o de entrenamiento desde una mirada completa, entendiendo al humano como un ser social y emocional con tiempos y necesidades únicas. 

Si querés aprender a lograr tus objetivos, te esperamos, podemos acompañarte.

como crear un hábito

Suscribirte

Por favor, llene el siguiente formulario para suscribirse a nuestro blog.