Carrito
El Poder del Sol en tu Salud: Todo sobre la Vitamina D

El Poder del Sol en tu Salud: Todo sobre la Vitamina D

La vitamina D, conocida también como la ‘vitamina del sol’, juega un papel más amplio en nuestra salud de lo que te imaginas, actuando casi como una hormona. No solo es esencial para la salud de tus huesos, sino que también refuerza tu sistema inmunitario y ayuda a protegerte contra enfermedades crónicas como la diabetes y problemas del corazón. Incluso, hay una interesante conexión entre la vitamina D y la obesidad.

¿Por qué es la vitamina D esencial para nuestra salud?

Imagina la vitamina D como un constructor de huesos. Le permite al calcio, un elemento fundamental, entrar en los huesos y formar la estructura ósea. Incluso, si es necesario, aumenta la cantidad de calcio que nuestro cuerpo puede absorber de los alimentos. Sin embargo, si tenemos una deficiencia de vitamina D, podríamos estar en riesgo de desarrollar osteoporosis y aumentar las posibilidades de caídas y fracturas.

Pero eso no es todo, la vitamina D también es como un guardián para nuestro sistema inmunitario. Nos protege contra las infecciones respiratorias, la tuberculosis y el asma, regula los niveles de calcio y fósforo en nuestra sangre, y contribuye a tener una microbiota intestinal saludable.

Además, la vitamina D es como un escudo contra enfermedades autoinmunes e inflamatorias intestinales, y ayuda a regular la presión arterial y mantener normales los niveles de glucosa en sangre.

¿Dónde encontramos la vitamina D?

La forma más fácil de obtener vitamina D es a través de la exposición a la luz solar. Cuando los rayos ultravioleta del sol tocan nuestra piel, nuestro cuerpo comienza a producir vitamina D. Pero hay que tener cuidado y tomar precauciones para evitar dañar nuestra piel.

Se recomienda una exposición diaria al sol de unos 10 minutos, sin protector solar. Luego de ese tiempo, aplica generosamente el bloqueador solar. Recuerda que esta exposición debe ser en horas que el sol no está en su punto más alto.

En cuanto a los alimentos, puedes encontrar vitamina D en los pescados grasos como las sardinas, el atún, la caballa y el salmón. Otros alimentos que la contienen son las vísceras como el hígado, las yemas de huevo, la leche, el queso y los hongos.

Para aquellos que tienen dificultades para obtener suficiente vitamina D a través del sol o de la dieta, los suplementos pueden ser una opción. Pero siempre es recomendable consultar a un especialista antes de empezar a tomarlos.

Ahora, debes saber que tener niveles excesivamente altos de vitamina D también puede ser perjudicial, por lo que es crucial obtener la cantidad justa.

¿Quiénes tienen más riesgo de deficiencia de vitamina D?

Algunas personas tienen un mayor riesgo de deficiencia de vitamina D. Entre ellas se incluyen aquellas que viven en países alejados del trópico de Cáncer, personas de piel oscura, niños, adolescentes, ancianos, y personas con obesidad.

También se incluyen aquellos que usan protector solar de alta potencia de manera frecuente, personas con trastornos alimentarios como la bulimia o anorexia, y aquellos con enfermedades crónicas del hígado y riñón.

Vitamina D y obesidad: ¿existe una conexión?

Algunas investigaciones indican que existe una relación entre la vitamina D y la obesidad. Se cree que en personas con obesidad, la vitamina D puede diluirse debido a los mayores volúmenes de grasa corporal, resultando en menores niveles de vitamina D en sangre.

Además, se piensa que la grasa corporal puede «atrapar» una proporción de vitamina D, limitando su eficacia en otras partes del cuerpo. En estos casos, la suplementación y la pérdida de peso pueden ser estrategias efectivas para regularizar los niveles de vitamina D.

La vitamina D y el dolor crónico

Aunque se necesita más investigación, algunos estudios sugieren que la suplementación con vitamina D puede aliviar el dolor crónico en algunos casos. Se piensa que la deficiencia de vitamina D puede aumentar la inflamación en el cuerpo, por lo que mantener niveles adecuados de esta vitamina puede ayudar a controlar la inflamación.

Sin embargo, si tus niveles de vitamina D son normales, tomar suplementos adicionales probablemente no brindará beneficios adicionales. La suplementación generalmente solo se considera necesaria si hay una deficiencia existente.

En resumen, la vitamina D es un nutriente vital que afecta muchas áreas de nuestra salud. Desde la fortaleza de nuestros huesos hasta la función de nuestro sistema inmunitario, asegúrate de obtener suficiente vitamina D para mantener tu cuerpo en plena forma.

Este artículo fué escrito por la Lic. Nutrición Magalí Pezzarini, equipo Gundo app. Artículo inspirado en  “Guía Definitiva de la Vitamina D: Funciones, Cómo obtenerla y Riesgos de Deficiencia” de Gundo app.. En colaboración con SomosFit. Juntos nos unimos para ayudarte a vivir una vida más saludable y equilibrada.

Gundo una app de nutrición personalizada, que te guía mientras realizas tus compras de alimentos online. Gundo te brinda recomendaciones nutricionales adaptadas a tus requerimientos de proteínas, calorías, vitaminas, minerales, fibra, etc. A su vez, te guía sobre qué alimentos son aptos y no aptos para ti, ayudándote a realizar compras más conscientes en el supermercado.

¿Querés más ideas? 

Si te gustaría aprender mucho más sobre alimentación saludable, visita el Blog de Gundo o conoce nuestro programa de cambios de hábitos donde contamos con recetarios creativos, con ideas como estas, que acompañan tu plan nutricional para que puedas lograr tus objetivos, no sólo aprendiendo a medir las porciones que tu cuerpo necesita, sino también incluyendo todos los alimentos esenciales. ¡Te esperamos!.
semana saludable

Suscribirte

Por favor, llene el siguiente formulario para suscribirse a nuestro blog.